¿Cómo debería llegar a su fin la Revolución Ciudadana?

Si, para mí es necesario salir del Correato lo más pronto posible. Casi la totalidad de medidas tomadas en los 8 años de administración de Economista Rafael Correa se traducen entre otras cosas en una pérdida de participación del sector privado en la economía, un evidente despilfarro de cerca de 230.000 Millones de dólares, permanentes violaciones a los derechos de los ciudadanos; y, lo más triste de todo, un país claramente dividido entre seguidores de los ofrecimientos y opositores a las acciones emprendidas desde el 2007.

La aplastante mayoría que hizo ganador al político guayaquileño en 9 ocasiones ha sufrido una disminución de adhesiones y se encuentra expectante a decisiones en temas polémicos que han generado intranquilidad en la población, y varias marchas en diferentes ciudades del país, a la espera de mayores movilizaciones y un paro general llamado por diferentes organizaciones sociales.

Ante la pequeña apertura al diálogo propuesta por el Primer Mandatario me parece indispensable aprovechar la misma y empezar a preparar la salida constitucional del actual período. En mi criterio considero que la denominada Revolución Ciudadana ya ha hecho bastante, que de aquí hasta las elecciones en 2017 debe procurar hacer lo menos posible, so pena de nuevas y mayores manifestaciones. Por eso, el primer paso es mantener las movilizaciones planificadas y forzar un diálogo sin condicionamientos.

El diálogo debería realizarse entre el oficialismo, organizaciones sociales, empresariales, políticas del país y ciudadanía. El único objetivo de estas reuniones debiese ser el detener la promulgación de cualquier nueva ley o medida económica hasta la finalización del período actual del gobierno del Economista Correa. Aprovechar el ambiente generado por la visita del representante máximo de El Vaticano, el Papa Francisco para deliberar y buscar acuerdos al respecto. No hablo de tenerlo a él de mediador, lo cual no podría ser factible, pero si aprovechar la “calma” de su visita para presionar los encuentros necesarios.

Debe incluirse necesariamente el retiro del proyecto denominado “Ley para la Redistribución de la Riqueza (de herencias) y a las Ganancias Extraordinarias (plusvalía)”, detener nuevas emisiones de deuda a países amigos u organismos multilaterales, desestimiento del envío de paquete de reformas constitucionales, detener el segundo debate de la “Ley de Seguridad Pública”, reestructuración del Consejo Nacional Electoral entre otras.  En adelante, el gobierno debería mantener el desarrollo de los proyectos ya planificados que no tengan cuestionamientos de ningún tipo y poner a disposición del diálogo todos los cargos de libre remoción para que sean considerados por la mesa de discusión.

Mantener la fechas de las siguientes elecciones o adelantarlas de mutuo acuerdo. Por el lado de los inconformes se debería trabajar en una propuesta única que no tenga otro objetivo que durante el siguiente mandato desbaratar todo el andamiaje y desbarajuste realizado durante los 10 años que duraría la autodenominada “Revolución Ciudadana”. Como menciono, el siguiente gobierno no debería hacer nada más que solo dedicarse a desbaratar lo creado hasta ahora en material legal y tributaria. No ofrecer volver a refundar la república dado que se sale de un shock. Ese mandato en mi criterio no debería durar más de 2 o 3 años, tiempo después del cual, debería volverse a llamar a elecciones para, en esta ocasión si, presentar nuevas propuestas para que sean elegidas entre los diferentes grupos ideológicos o pragmáticos.

Indispensable crear la figura denominada “Gabinete a la Sombra” que sea conformada por los grupos de los partidos no ganadores en las elecciones. Su función principal es formar un grupo de representantes de la oposición que cuestione y valore cada uno de los proyectos creados por el oficialismo.

Hay muchísimos criterios más a considerar, pero en concreto esto es lo que yo opino que debería hacerse.

saludos y suerte a cada uno en sus pedidos en las diferentes marchas en diferentes lugares del país.

Advertisements

Lo difícil de ser correísta. Lo difícil de ser opositor.

Esta entrada no tiene por objeto determinar cual de las dos tendencias tiene la razón en esta lucha de la cual Karl Max se sentiría contento. Más bien quiere hacer un llamado a la conciencia de ambos bandos para sugerir un cambio en la forma en la cual se está marcando la interacción entre las partes.

Imagen tomada del Diario La Hora correspondiente a la concentración del Día Jueves 11 de Junio del 2015 en la Avenida de Los Shyris.

Calificativos tales como borregos, sanducheros, vagos, pobres, trolls, ignorantes y similares son utilizados para identificar desde el lado opositor a quienes prefieren la línea oficialista. Estos, en cambio califican como vendepatrias, tirapiedras, corruptos, banqueros, vendidos, partidocracia, opositores truchos a quienes no están de acuerdo con la persona o con la forma de actuar y gobernar del presidente de la república. Falacias ad hominen e insultos de lado y lado son el ambiente en el cual se desarrolla cualquier tipo de encuentro entre ambas facciones. El respeto como individuos está ausente en cualquier interacción o debate. Han existido escaramuzas de agresiones físicas entre miembros de los grupos antagonistas y la beligerancia va subiendo conforme pasan los días.

Para el autodenominado “Correísta” es difícil demostrar gratitud ante los beneficios obtenidos por la gestión del Economista Correa. El hecho de apoyar las acciones realizadas durante los 8 años al poder del Movimiento PAYS le significa ser calificado como una persona torpe o de escasa educación, sin entender en la gran mayoría de ocasiones cuáles son los motivos que lo llevan a mantener su aprobación a la ejecución del plan de gobierno del equipo socialisa ahora en el poder.

Por su lado, el opositor ha sido ridiculizado en más de una ocasión por expresar su malestar ante una parte o la totalidad de las medidas implementadas desde Carondelet. Automáticamente es tildado de pertenecer a algún grupo mafioso político, sin siquiera validar o considerar las causas de su disconformidad.

Estas acciones de lado y lado tienen hoy un país dividido. Por conocimiento propio sé que inclusive familias se han separado durante el presente mandato por sus preferencias políticas . La imagen más clara se ha podido evidenciar en esta semana cuando hordas de ciudadanos de las dos tendencias han tenido que ser separadas por la fuerza pública para evitar que se llegue a agresiones físicas, las cuales han sucedido aunque sean a baja escala.

La deliberación de ideas se ha mantenido ausente entre los representantes y partidarios de ambos grupos. La mayoría de medidas no han sido debatidas ni desde el punto de vista técnico peor aún desde lo ideológico. Simplemente han sido descalificadas o aprobadas por considerar quien es el que emite o presenta la idea, proyecto o acción.

Es posible que existan encuentros más graves de los que ahora se han suscitado. La probabilidad aún es baja, pero queda ahí presente la enemistad y la beligerancia. Si bien es cierto que desde la cabeza del grupo gobernante no ha existido hasta ahora un llamado a diálogo o conciliación, es también cierto que del lado opositor nunca se ha propuesto algo similar. Mi llamado es a mantener el respeto ante cualquier individuo, y más bien radicalizar el análisis de las ideas y propuestas presentadas por otras personas. Debatir y deliberar manteniendo complemente ausentes las descalificaciones ante el interlocutor contrario. Obviar los calificativos que busquen encasillar, ofender o demigrar a la parte contraria. Basta recordar que es un país pequeño, que los lazos familiares, comerciales, filiales son muy similares entre todos quienes conformamos Ecuador y que el crecimiento personal no depende de la reducción o desaparición del rival.

Las Salvaguardas o Salvaguardias.

Marzo del 2015 en Ecuador y al llegar al día 11, entran en vigencia una serie de medidas arancelarias dictaminadas por el Presidente de la República, conocidas como Salvaguardias.

Conceptualmente, las salvaguardias (o salvaguardas) son ” una modalidad de restricción del comercio internacional ante la presencia de un daño o posible daño a un determinado sector de la economía.” Su característica es ser temporales, es decir, su aplicación es por un tiempo determinado, que este caso de es de 15 meses, es decir, vencen en junio del 2016. Coincidencialmente, esto es 120 días previos al llamamiento a elecciones presidenciales del año 2017.

Es indispensable mencionar que la Organización Mundial del Comercio (OMC) avala la implementación de salvaguardas por un país “para proteger a una rama de producción nacional específica de un aumento de las importaciones de un producto que cause o amenace causar daño grave a esa rama de producción.”1 De acuerdo a este organismo, las salvaguardas pueden implementarse por un período máximo de 4 años, aunque pueden extenderse hasta 8 años. Si desean conocer más sobre Salvaguardas y su aplicación de acuerdo a la OMC, pueden dar click aquí.

Los justificativos dados por el gobierno para la implementación de esta medida son que los principales proveedores de bienes para el Ecuador han devaluado su moneda y que esto significa una disminución de la competitividad de la industria nacional. Se ha referido en particular a las recientes devaluaciones de Colombia que se aproximan a un 25% y a Perú que se acerca al 5,3% en los últimos doce meses. De igual manera, en Europa el Euro, la moneda común del viejo continente, ha perdido valor pasando de 1.35 euros por dólar en el verano pasado a 1.0541 a la fecha en la cual se realiza este post.

En este post no se entrará en revisar el detalle de la lista de productos que son incluidos en la salvaguarda ni los porcentajes con los cuales se castigará cada uno de ellos, sino tratar de entender porqué su aplicación en el Ecuador y cuáles podrían ser los efectos (tanto positivos cuanto negativos) de la misma.

Pues bien, hagamos una rápida revisión de porqué se han dado estos cambios en las divisas. Para empezar, es indudable que nuevamente EEUU ha recuperado su dominio en el mundo. Después de la debacle financiera del 2008 su recuperación ha sido mucho más ágil que sus similares Europeos y asiáticos. La caída del precio del petróleo y el inicio de producción e inclusive exportación del oro negro por parte de Estados Unidos ha logrado que los inversores mundiales regresen su mirada al denominado Imperio Norteamericano y hagan que su moneda recupere el poder de antaño. Además, sumemos el pobre desempeño de la Comunidad Europea arrastrado por los problemas en España, Grecia e Italia. La locomotora alemana no ha sido capaz de arrastrar estos pesos lo que le ha llevado a presentar varios signos de debilidad en el contexto internacional.

Las consecuencias de esta apreciación del dólar son interesantes y de análisis. Los dólares pueden comprar más cosas que antes no lo podían hacer, lo cual sería positivo para el Ecuador de no existir la presencia de estas salvaguardias. Las compras realizadas con dólares existentes en el país podrían servir para la compra de bienes de capital que permitan mejorar la competitividad de la, hasta ahora, ineficiente industria nacional. También es una buena oportunidad para viajar al exterior y “gastar” los dólares en entretenimiento y gozo. Obviamente, los mismos dólares pueden servir para comprar otro tipo de bienes, los denominados suntuarios, para los cuales existe una especie de guerra por parte de la administración actual.

Dado que nuestro principal socio comercial es EEUU y que con este país se utiliza la misma moneda, las exportaciones de Ecuador no se encarecen, contrario a lo que sucede con ventas a Europa donde los productos ecuatorianos pueden empezar a ser caros. Sin embargo de lo primero, EEUU puede aprovechar la fortaleza de su moneda para acceder a productos iguales, similares o sustitutos de los ecuatorianos a menor costo. Aquí un problema para la producción local que debe o debe mejorar su calidad.

Otro aspecto muy interesante para Ecuador y que debe ser aprovechado de alguna manera es la ventaja que tiene de poseer una moneda no volátil y por esto atraer a inversionistas para que traigan sus recursos y puedan desarrollar y obtener ganancias que en otros lugares, podrían verse disminuidas por devaluaciones imprevistas, como serían los casos del peso colombiano o el real brasileño.

Ahora bien, las salvaguardias aplicadas buscan impedir una salida de dólares de la economía local y, de acuerdo al gobierno, un fortalecimiento de la industria local. Se especula mucho que tiene un carácter fiscal, es decir que, busca de alguna manera recaudar ingresos para poder mantener el funcionamiento del Estado y sus inversiones.

Desde el punto de vista práctico, es casi un hecho de que no está cumpliendo uno de los requisitos solicitados por la OMC para la aplicación de salvaguardias en ciertos productos, que es el que la industria de alguno de esos productos esté en peligro ya que las listas incluyen items que muy seguramente en nuestro país no se producen. Este incumplimiento podría traducirse en alguna demanda ante esta organización por parte de algún país que se sienta perjudicado por la medida.

Ideológicamente, cualquier tipo de restricción en las posibilidades de elección que tenga un consumidor debe ser rechazada de facto; independientemente del tipo de bien o servicio que se restrinja adquirir.

Una recomendación para solventar esta situación es la de realizar inversiones para poder emprender proyectos que provean al mercado de varios de los productos que tienen restricción. Si bien el trabajo de crear una empresa puede ser casi igual al tiempo de la medida, es una alternativa ante la imposición de estas salvaguardias.

Seccionales 2014: ¿Qué pasó en Quito?

Este post debe arrancar con un reconocimiento: Me equivoqué. Al inicio de la campaña comenté en redes sociales que veía como ganador claro e indiscutible a quien se presentaba a la reelección, Dr. Augusto Barrera Guarderas. Aquella afirmación la realice considerando varios aspectos que procedo a enumerar:

  • Se había realizado muchas obras en sectores populares de la ciudad, en especial en la zona sur, lo que aseguraba una buena votación como retribución a esa gestión.
  • Iba con auspicio del movimiento ganador de las últimas 9 elecciones de manera consecutiva: Alianza País, lista 35.
  • Tenía como plus ultra, de compañero de fórmula al producto mejor vendido en el país de los últimos 8 años: Economista Rafael Correa Delgado. Su sola aparición en la valla junto al candidato aseguró en ocasiones anteriores la casi segura victoria del candidato a cualquier dignidad.
  • Por los dos criterios anteriores, se aseguraba la utilización, obviamente ilegal y abusiva de todos los recursos públicos, como se evidenció durante toda la campaña.
  • La desorganización de los contendores políticos, autodenominados oposición, marcaba un futuro desastrozo para todos aquellos. No me refiero a la tan mentada candidatura única, que no tenía otro objetivo más que ganar un mínimo espacio de poder, a como de lugar.
  • Ninguno de los competidores políticos tenía (y creo que no tiene, inclusive el ganador) un peso suficiente para superar todos los puntos anteriormente mencionados.

Con esos antecedentes, más de uno, al igual que yo, afirmó con total certeza que el Dr. Barrera sería reelecto sin esfuerzo y que Quito, sería nuevamente bastión de la autodenominada Revolución Ciudadana por 5 años más.

Pero, de acuerdo a las proyecciones realizadas por el Conteo Rápido del CNE, que hoy, una semana de las elecciones no presenta resultados oficiales, el ganador de la Alcaldía de Quito, es el Dr. Mauricio Rodas Espinel, con el 59.09% de votos válidos, relegando al segundo lugar al Dr. Augusto Barrera Guarderas con el 37.51% de apoyo en las urnas.

¿Qué pasó entonces en Quito, durante la campaña, para que ese escenario tan favorable para el candidato oficialista, se haya convertido en la derrota electoral más difícil para el proyecto de Alianza País y su ÚNICO líder, Rafael Correa Delgado?

Puntualmente, puedo identificar uan serie de errores del oficialismo y un par de aciertos de la oposición que trascendieron en este acontecimiento.

  • Quito pasa por uno de los momentos más difíciles en lo que refiere a su funcionamiento como ciudad. Existen problemas muy graves, que se han traducido en un decaimiento de la calidad de vida de sus ciudadanos: El tráfico, contaminación producto del punto anterior, inseguridad, desgaste de la infraestructura vial, entre otras, han contribuido a un malestar permanente con la administración
  • De manera increíble, una fortaleza de “La Revolución”, la comunicación institucional, aquella que debía demostrar a la ciudadanía el cumplimiento de obras por parte del Municipio, falló en su labor. Gran parte de la ciudadanía desconoció y sigue desconociendo la labor que desarrolló la administración Barrera. Las obras insignias no fueron lo suficientemente bien trasmitidas a la comunidad de tal manera que se voltearon en su contra y fueron consideradas como desaciertos más que aciertos.
  • El candidato a la reelección no es un candidato de tarima. No tiene lo que conocemos como carisma, la comunicación falla nuevamente y muestra ante el electorado un personaje con sonrisa forzada, propenso al ridículo.
  • El gobierno, encabezado por Rafael Correa, irrumpe en la escena de una contienda local y al querer darle un tinte de guerra de vida o muerte de  su proyecto, convierte esta elección en un plebiscito hacia su propia gestión lo cual no es bien recibido por el electorado quien busca soluciones a sus problemas locales. La aparición del aparataje estatal en pleno, contradictoriamente marca un cambio en la tendencia de intención de voto por parte de los quiteños.
  • Los directores de campaña de PAIS cometen una serie de errores que buscan confundir a la ciudadanía, lo cual nuevamente es identificado por los ciudadanos de a pie y manifiestan su rechazo ante este intento de abusar de “la inocencia” del elector.
  • No se leyó ni entendió ni comunicó de buena manera las propuestas de campaña de ninguno de los candidatos, de ninguno. La campaña se convirtió en un baratillo de ofertas tan particular que varios de los candidatos presentaban soluciones que probablemente solo en Abu Dhabi serían posibles con todos los recursos disponibles.
  • El renunciamiento a la Alcaldía por parte de Antonio Ricaurte es clave. Estratégicamente trasmite todo su trabajo de base (si, el único candidato que hizo trabajo de base en pos de su candidatura durante los últimos 5 o más años) a un candidato nuevo, el ganador de esta elección, evitando de esta manera enfrentarse directamente con cuestionamientos a su persona por el resto de la población.
  • Los ciudadanos no conformes con la Revolución Ciudadana, en los días finales de la contienda decide su voto ante la opción NO OFICIALISTA como rechazo a la gestión del alcalde Barrera, no necesariamente apoyando la propuesta presentada por el Candidato Rodas, que, de manera personal, puedo comentar que es floja, que no muestra una idea clara de lo que se quiere hacer en la ciudad.

Este es el escenario en el cual, de acuerdo a mi criterio, se desarrolló la contienda electoral, en un escenario de abuso de bienes públicos por parte del candidato oficialista, los medios incautados a favor de este y los medios no controlados por el gobierno divididos en su opinión. La ciudadanía en el medio eligiendo entre nombres y no entre propuestas, mismas que en ningún momento de debatieron.

Mi expectativa para este nuevo período es poder crear propuestas desde la ciudadanía y estar vigilantes a la gestión que pueda realizar el Dr. Mauricio Rodas Espinel, esperando que el ciudadano se empodere y se de cuenta que la mayor parte de los inconvenientes de los cuales se habla anteriormente, dependen en gran medida de decisiones que uno mismo pueda tomar.

La dicotomía no es democracia o dictadura

En lenguaje sencillo, la explicación sobre la tercera vía de la cual los estados no quieren que sepas.

La Contracorriente

Los demócratas (desde Habermas, pasando por Hillary Clinton y Fukuyama entre una larga serie de propagandistas del democratismo) han sembrado la ilusión de que no tenemos más remedio que elegir entre la democracia de masas y la dictadura. Es decir, que si no elegimos todos por todos, la otra única posibilidad es que elija alguien por todos. En realidad hay, siempre hubo -y para al menos el 90% de asuntos de la vida humana es así como vivimos- una tercera y más pulcra alternativa: la libertad individual. La libertad individual se ejerce sobre el propio cuerpo, nuestras acciones con y desde dicho cuerpo, nuestros bienes propios y los bienes ajenos a los que tengamos acceso por invitación -es decir, mediante tratos libres.

En realidad el continuo es uno de Dictadura > Democracia > Sociedad Libre.Los sistemas politicos en esencia

En una Dictadura, un hombre o una cúpula deciden por todos (recordemos que el poder…

View original post 484 more words

¿Por cuáles propuestas votaré?

Estamos a menos de un mes para que los ecuatorianos acudamos por obligación a ejercer nuestro derecho al voto. Sí, aunque suene estúpido, en nuestra Republiqueta (cada día me convenzo de ser eso, muy lejos de ser República), nos Obligan a votar cada 4 años, so pena de ser castigados con multa y el molestoso trámite de tener que sacar el papelito aquel con el que tenemos que hacer cualquier gestión.
Aunque en las calles ha pasado casi desapercibida la campaña, en redes sociales y medios electrónicos se ha podido conocer un poco más de cada candidato y sus propuestas, pudiendo evidenciar en muchas de ellas lo anacrónico del modo de vida que nos ofertan.
En el caso particular de los aspirantes a asambleístas, es notorio el desconocimiento de las actividades que van a desempeñar en la Función Legislativa. Con consignas generales que ofrecen: Seguridad, Empleo; y, Salud, buscan alcanzar los votos suficientes para ocupar un curul en la institución que debería ser la máxima representación de la democracia. Confunden el legislar con crear cada vez más leyes que, obviamente, incluyen fuertes sanciones para que el ciudadano tenga miedo de incumplir, dejando de lado la racionalización de las mismas y la libertad de los individuos de ser dueños de su propio destino.
Dado que no quiero dejar la impresión de estar haciendo campaña por algún candidato en particular, hablaré en general sobre propuestas y no utilizare nombres ni de organizaciones políticas ni de sus cuadros.
Cuando un candidato habla de ir a la asamblea a crear más leyes que restrinjan libertades individuales en favor de un colectivo, quiere decir que tú como persona no le interesas y que sólo serás un número más en sus estadisticas. Por ellos, no votaré.
De igual manera, muchos aspirantes avivan a las masas desde la tarima contando que van a meter la mano en el bolsillo de un tercero, a quién le dicen en que puede y en que no puede usar sus recursos. Obviamente, se complementa la bizarra escena con el aparecimiento de la coacción en caso de querer discutir siquiera con el sistema. Por ellos, no votaré.
Existe otro grupo de candidatos que claramente manifiestan su propuesta de volver al pasado. No, no hablo de volver a la mal denominada “Larga Noche Neoliberal”, sino a la Edad Media. En transformar a los habitantes en trabajadores a favor del Rey de La comarca. Claro, el país por delante de todo dicen, debemos mejorar los indicadores macroeconómicos y compartir al mundo que la Revolución funciona. Por ellos, no votaré.
En un tiempo que se habla tanto de no descuidar a las minorías, aparecen varias ofertas de crear leyes especiales para un determinado sector considerado como tal. Está posición no debería ser un problema, sí no se generasen privilegios (mal llamados derechos) que conculquen los verdaderos derechos de el resto de la población. Es lo que llaman los legisladores la discriminación positiva. Por ellos, no votaré.
Desde luego que no podemos dejar de lado a todos los candidatos a legisladores que ofertan a sus votantes entregarles obras viales, agua potable, empleo, tablas electrónicas (obviamente con acceso a internet) entre otras. ¿Deberíamos votar por ellos? ¡Claro que no!
A quienes sí apoyaré en las urnas, y espero hacerlo como ciudadano en el ejercicio de su mandato, es en primer lugar a los candidatos que consideren que deben eliminarse un montón, la gran mayoría, casi la totalidad, de las leyes vigentes actualmente; no sólo por obsoletas e inaplicables, sino porque confunden y entorpecen el libre actuar de los ciudadanos. Voto por ellos.
Fiscalizacion es una palabra que generalmente se la ha relacionado con show, y en la práctica debe estar lejos de esto. Fiscalizacion más bien, es el acto más elemental a través del cual, los mandatarios deben rendir cuenta de lo que han hecho, y sí lo hecho está de acuerdo con lo ofrecido. Un legislador tiene la obligación de fiscalizar, de pedir información cuantas veces lo consideré necesario y de cuestionar lo recibido y lo ejecutado. Sencillo, ¿Cierto? Voto por ellos.
Nada más, no pido un privilegio para mi, ni para mi sector, gremio, agrupación, etnia, barrio, comuna. Nada en particular.
Nadie tiene que estar de acuerdo con lo que to opinó con respecto a quienes sí y a quienes no, pero es importante que se realice una reflexión muy profunda de que lo que queremos como representantes para los próximos 4 años.

La “Gente Nueva” Parte I.

Cada 4 años, los ciudadanos nos preparamos para ir a las urnas y elegir a quienes dirigirán los destinos del país. Para esto, en campaña nos apasionamos entre las múltiples opciones que los partidos y movimientos nos ofrecen a los electores, esperanzados que con la llegada de éste o aquella al poder,  vendrán nuevos días para nuestro país.

Como no puede ser de otra manera, exigimos que las organizaciones políticas participantes en el proceso nos ofrezcan “los y las mejores candidatos y candidatas”, quienes demuestren que están en capacidad de dirigir los destinos de la Patria. Invocamos que “Gente Nueva” llene las listas de elegibles, ya que “los mismos de siempre” han defraudado nuestras esperanzas y una vez que ganaron con nuestro voto, se alejaron de los ideales iniciales y llenaron sus bolsillos y los de su círculo, importándoles poco o nada quienes fueron sus electores y peor aun a quienes no votaron por ellos.

La “Gente Nueva” a la que generalmente nos referimos es aquella que nunca antes ha pisado la arena política y de preferencia que tenga una imagen fresca y que sea joven de edad. “Gente Nueva” que no haya sido topada con antelación por la “partidocracia” y que presente una hoja de vida intachable. “Gente Nueva” que ofrezca vengar al pueblo de “los mismos de siempre” y en una especie de vendetta, quite los recursos a quienes más tienen para distribuirlos entre quienes menos lo tienen. Eso, que aplique la ley del péndulo y destruya todo lo que hicieron con antelación los que los precedieron.

La retórica se convierte en paradoja cuando partidos y especialmente movimientos presentan aspirantes a dignidades de elección popular con cuadros nuevos y, nosotros, el pueblo, cuestionamos su presencia, argumentando que son personas sin experiencia y sin habilidades para administrar la cosa pública. Descalificamos fácilmente a los candidatos por su corta edad, o por su presencia, sin antes escuchar y discutir con ellos sus propuestas. Utilizamos toda nuestra capacidad para generar falacias y los dejamos fuera de contienda antes siquiera de que se suban a la arena.

Por esta contradicción, las organizaciones políticas electorales recurren a la salida fácil y buscan cuadros populares, rostros conocidos, personajes de la cultura popular que son admirados en sus diferentes campos de acción y no necesariamente por su conocimiento en el campo político y, peor aún, en la generación o derogación de las leyes que rigen las acciones de la sociedad. Presentadores de televisión, actores, futbolistas, cantantes, ex reinas de belleza y demás, son visitados previo a la inscripción de las candidaturas para ofrecerles un espacio en las listas de determinado partido o movimiento. Su nivel de popularidad, sumado a los colores y número de lista, facilitarán que se alcance un espacio en el espectro político y con ello, una victoria para quienes los auspicia. Los partidos cumplen, ya que a fin de cuentas nos presentan la “Gente Nueva” que tanto aspiramos se haga presente y nos saque de la miseria en la cual vivimos.

Esta es la primera entrada de una serie de tres, que busca plantear y generar debate sobre esa aspiración que tenemos los electores de “Gente Nueva”. Espero sus comentarios.

Redes Sociales en Banania: Vagactivismo?

Enero del 2011. Miles de Egipcios protestaban en El Cairo, Alejandría y Suez contra el Gobierno de Hosni Mubarak pese a que las manifestaciones fueron prohibidas por las autoridades, que los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden se habían traducido en varios muertos y heridos, a que existía un toque de queda, y a que los servicios de telefonía e internet fueron suspendidos por quienes hasta ese entonces, tenían el “control” del país.

Con todas estas limitaciones, la población egipcia continuó con el movimiento q desencadenó en la caída del gobernante que había estado en el poder casi por 30 años. La bola de nieve que se había generado poco tiempo atrás se volvió incontrable para el régimen y la convocatoria inicial generada por redes sociales pasó de estar detrás de un teclado a la Plaza de La Liberación, escenario donde se dieron los acontecimientos.

Agosto del 2011. Un grupo de jóvenes causa destrozos en Londres, Birmingham, Liverpool y Bristol sin razón aparente y durante casi una semana, crean un caos que obligan al Primer Ministro a interrumpir sus vacaciones y se escuchan llamados de varios sectores de la población a solicitar el ingreso del ejército a las ciudades para terminar con los desmanes.

De acuerdo a las investigaciones posteriores, se determinó que las convocatorias para la realización de estos actos se las realizó a través de varias redes sociales, privilegiando el servicio de mensajería de los dispositivos BlackBerry conocido como BBM.

Pocos días después del climax de los disturbios, los ciudadanos de las ciudades afectadas utilizan las redes sociales para organizarse y desarrollar tareas de limpieza bajo los hash tags #riotcleanup y #prayforLondon.

Febrero del 2012. Se produce la difusión viral más grande de la historia de un video en YouTube (20 millones de visita en sus primeros 2 días) creado por la organización Invisible Children y trata sobre sobre la situación que se vive en Uganda, donde un tal Joseph Kony dirige un grupo de personas encargados de secuestrar niños de este país africano, ya sea para reclutarlos como miembros de su ejército, o para ser convertidos en esclavos sexuales.

En el video de 30 minutos de duración se hace una reseña de los supuestos crímenes perpetrados por Kony y se incita al Ejército de los Estados Unidos a realizar todo lo necesario para atraparlo y llevarlo a la Corte Penal Internacional para que sea juzgado antes de que finalice el 2012.

Los últimos días en Banania. De acuerdo a la página web http://www.socialbakers.com existen 4367320 cuentas de Facebook. Mientras tanto, en Twitter, de acuerdo a José Miguel Parrella Romero en su blog, al mes de marzo existían 226833 cuentas en esta red social en la republiqueta.

A diario se generan millones de tuits y cambios de estado o actualizaciones en estas redes sociales con temas tan variados como chistes, fútbol, invitaciones a fiestas, debates de temas de actualidad, conversaciones sobre política entre otras. La calidad de la información que se comparte es en la mayoría de casos informal, predominando las opiniones personales.

A pesar del alto número de datos intercambiados, la efectividad de las redes sociales como generadoras de propuestas todavía no ha tenido el impacto que en otras latitudes han causado, llegando incluso a parecer que la presencia de ciudadanos en el mundo virtual, justifica en cierta manera su ausencia en el mundo real, en el 1.0. Más allá de un Topic Trending en Twitter o de obtener más de una decena de comentarios o “Me gusta” en el perfil de Facebook, son pocas o nulas las acciones que han trascendido del 2.0 a las calles o a la vida diaria.

Quisiera empezar con este post un debate al respecto. ¿Creen ustedes apreciados lectores que en esta Republica Bananera la redes sociales fomentan el vagactivismo? ¿O consideran que se las utilizan de una manera que aumenta y fomenta la participación? Espero sus comentarios y que estas líneas contribuyan a la reflexión de lo que significa ejercer la ciudadanía a través de internet.

 

Oposición? Opositores? Contrarios? Inconformes?

La Republiqueta Bananera está polarizada, de eso no hay duda. Es común poder apreciar en redes sociales que se generan disputas diarias por cada una de las acciones que emprende el régimen. En las conversaciones de sobremesa, en las universidades, en las empresas e inclusive en las instituciones públicas mismas, se mantienen conversaciones cuyo centro es saber si son gobiernistas u opositores a la Revolución Ciudadana (?).

Y es que parecería que existe una estrategia diseñada por el Ejecutivo y sus 30 y tant0s ministerios y secretarias, de los cuales destaca la SECOM, para dividir a la sociedad entre quienes están con ellos y quienes no. Como ya lo dijo Julio César: “Divide et vinces”.

En esta ocasión, quisiera comentar sobre uno de estos grupos: los autodenominados opositores, oposición, contrarios e inconformes con el Amado Líder. Espero en un blog posterior, tratar de entender a quienes se alinean con él.

La pregunta salta inmediatamente: ¿Todos los opositores son oposición? ¿Los opositores son inconformes? ¿Quienes y qué mismo son? La respuesta no es sencilla, ya que el grupo no es homogéneo, más bien es sumamente disperso, ya que se conforma por personas de diferentes orígenes y con discrepancias por diferentes motivos.

Para intentar hacer un análisis entendible, considero prudente separarlos en categorías:

  • Opositores a Rafael Correa como persona: Promueven entre otras cosas que la prepotencia y las técnicas maquiavélicas utilizadas por él hacen mal al país y que si bajara el tono un poco e insultase menos en las sabatinas, el país estaría mejor. Pueden incluirse a quienes se oponen por oponerse, y que cambiarían de parecer si les construyen una carretera por su casa, les dan un nombramiento en el estado o los anotan en una lista de beneficiarios de algún bono.
  • Ex Revolucionarios autorelegados de la Revolución: Se incluyen a todos aquellos que fueron parte de la fiesta durante los primeros meses y años de la misma, y que por diferentes causas abandonaron sus cargos o posiciones dentro del Gobierno. YO incluiría aquí a Ruptura de los 25, MPD, Pachacutik, Movimiento Participación (Gustavo Larrea), Movimiento Montecristi Vive (Alberto Acosta), entre otros. Para este grupo probablemente, si tuvieran la oportunidad de volver al Gobierno lo harían.
  • Opositores que quieren estar en el poder para hacer lo mismo: Todos sabemos quienes son: Lucio Gutierrez, Alvaro Noboa y Abdalá Bucaram. Sus representantes juegan con el poder y son utilitarios para obtener beneficio a sus grupo. Incluyo a quienes eran contratistas con el Estado anteriormente y hoy han sido reemplazados por otros proveedores.
  • Opositores Ideológicos a las acciones de la revolución: Son quienes consideran que las acciones que realiza el gobierno como tal no producen en el país y en sus ciudadanos efectos a largo plazo. Muchos de quienes están en este grupo inclusive desdeñan al Estado y creen un error su existencia.

Como hemos podido identificar no es posible poner a todos los llamados por el  régimen como contrarios a la revolución dentro de un mismo saco.

De todos los grupos identificados, los únicos que tienen propuesta alternativa a lo que sucede hoy son los opositores ideológicos, quienes no se conforman con cambios cosméticos de forma, sino con acciones de fondo. ¿Será posible que el resto de quienes no se alinean con el Gobierno puedan generar propuestas de este estilo?

Los invito a reflexionar: ¿Cuál es el tipo de oposición que le conviene al país? ¿Le hace bien al país oponerse a un Régimen con tanto poder? Espero sus comentarios.

¿Por qué Con Voto y Sin Voz?

Hola amigos y lectores, gracias por su visita a este sitio.

Para quienes no me conocen, soy @pablihno, vivo en la Republiqueta Socialistoide y Populachera de Banania (por eso el gráfico de las bananas como imagen de este blog). Tengo 32 años, me considero emprendedor, innovador, liberal o amante de las libertades, padre de familia, soñador; en fin, un bananiense como cualquier otro, pero tan distinto a la vez.

Dicen que el paisito en donde vivo es un país DEMOCRÁTICO, soberano, independiente, unitario, intercultural, bla, bla, bla. Al menos eso dijeron  quienes iluminados por el espíritu de Alfaro y Bolívar, cobijados por la Pacha Mama y santificados por dios, se reunieron en la mítica ciudad de Montecristi, provincia de Manabís, allá por el lejano 2007, con el mandato del soberano para redactar un librito llamado Constitución del Ecuador. Dicen…

Para los Paisistas (conocidos en las redes sociales como APes) haber concurrido durante 5 años por 8 ocasiones a las urnas es una muestra de lo democráticos que somos. El Amado Líder ha llegado a comparar sus procesos electorales con las prácticas plebiscitarias utilizadas en Suiza. Efectivamente, los autodenominados Ciudadanos Revolucionarios, se han atribuido la victoria en los últimos 8 procesos electorales, desde la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 2006.

La pregunta es: ¿El número de veces que se acude a las urnas hace a un país más o menos democrático? Es algo tan absurdo como comparar que alguien por comulgar más veces se hace mejor cristiano, o que por ir más veces a clases es mejor profesional.

Con estos antecedentes, he decidido crear este blog y poner un nombre que refleja la idea de los revolucionarios de turno acerca de su tipo de democracia: Con voto pero sin voz.

Los invito a que visiten periódicamente este espacio y colaboren con sus comentarios para enriquecer el debate al respecto. Espero que esta introducción los anime a hacerlo y más que todo, cuestionen el hecho de cual es el tipo de país que en el que vivimos y en cual nos gustaría vivir.