Redes Sociales en Banania: Vagactivismo?

Enero del 2011. Miles de Egipcios protestaban en El Cairo, Alejandría y Suez contra el Gobierno de Hosni Mubarak pese a que las manifestaciones fueron prohibidas por las autoridades, que los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden se habían traducido en varios muertos y heridos, a que existía un toque de queda, y a que los servicios de telefonía e internet fueron suspendidos por quienes hasta ese entonces, tenían el “control” del país.

Con todas estas limitaciones, la población egipcia continuó con el movimiento q desencadenó en la caída del gobernante que había estado en el poder casi por 30 años. La bola de nieve que se había generado poco tiempo atrás se volvió incontrable para el régimen y la convocatoria inicial generada por redes sociales pasó de estar detrás de un teclado a la Plaza de La Liberación, escenario donde se dieron los acontecimientos.

Agosto del 2011. Un grupo de jóvenes causa destrozos en Londres, Birmingham, Liverpool y Bristol sin razón aparente y durante casi una semana, crean un caos que obligan al Primer Ministro a interrumpir sus vacaciones y se escuchan llamados de varios sectores de la población a solicitar el ingreso del ejército a las ciudades para terminar con los desmanes.

De acuerdo a las investigaciones posteriores, se determinó que las convocatorias para la realización de estos actos se las realizó a través de varias redes sociales, privilegiando el servicio de mensajería de los dispositivos BlackBerry conocido como BBM.

Pocos días después del climax de los disturbios, los ciudadanos de las ciudades afectadas utilizan las redes sociales para organizarse y desarrollar tareas de limpieza bajo los hash tags #riotcleanup y #prayforLondon.

Febrero del 2012. Se produce la difusión viral más grande de la historia de un video en YouTube (20 millones de visita en sus primeros 2 días) creado por la organización Invisible Children y trata sobre sobre la situación que se vive en Uganda, donde un tal Joseph Kony dirige un grupo de personas encargados de secuestrar niños de este país africano, ya sea para reclutarlos como miembros de su ejército, o para ser convertidos en esclavos sexuales.

En el video de 30 minutos de duración se hace una reseña de los supuestos crímenes perpetrados por Kony y se incita al Ejército de los Estados Unidos a realizar todo lo necesario para atraparlo y llevarlo a la Corte Penal Internacional para que sea juzgado antes de que finalice el 2012.

Los últimos días en Banania. De acuerdo a la página web http://www.socialbakers.com existen 4367320 cuentas de Facebook. Mientras tanto, en Twitter, de acuerdo a José Miguel Parrella Romero en su blog, al mes de marzo existían 226833 cuentas en esta red social en la republiqueta.

A diario se generan millones de tuits y cambios de estado o actualizaciones en estas redes sociales con temas tan variados como chistes, fútbol, invitaciones a fiestas, debates de temas de actualidad, conversaciones sobre política entre otras. La calidad de la información que se comparte es en la mayoría de casos informal, predominando las opiniones personales.

A pesar del alto número de datos intercambiados, la efectividad de las redes sociales como generadoras de propuestas todavía no ha tenido el impacto que en otras latitudes han causado, llegando incluso a parecer que la presencia de ciudadanos en el mundo virtual, justifica en cierta manera su ausencia en el mundo real, en el 1.0. Más allá de un Topic Trending en Twitter o de obtener más de una decena de comentarios o “Me gusta” en el perfil de Facebook, son pocas o nulas las acciones que han trascendido del 2.0 a las calles o a la vida diaria.

Quisiera empezar con este post un debate al respecto. ¿Creen ustedes apreciados lectores que en esta Republica Bananera la redes sociales fomentan el vagactivismo? ¿O consideran que se las utilizan de una manera que aumenta y fomenta la participación? Espero sus comentarios y que estas líneas contribuyan a la reflexión de lo que significa ejercer la ciudadanía a través de internet.